1. Hipercor

  2. /

  3. Alimentación y limpieza

  4. /

  5. Descubre más

  6. /

  7. Recetas de cocina fáciles

  8. /

  9. Crema fría de tomate, sandía y aceite de menta

Crema fría de tomate, sandía y aceite de menta

 

Tras estar atentos a los consejos del chef Carlos Maldonado, lo que ahora apetece es ponerse manos a la obra. Así, hoy os proponemos una receta ideal para luchar contra el calor. Se trata de una crema fría de tomate y sandía con aceite de menta, una buena alternativa a los gazpachos y salmorejos, que, con su sabor afrutado y el toque de la menta, gustará a todos en casa.

 

Esta receta es una buena alternativa para los que no disfrutan con el pimiento, el pepino o el ajo (ingredientes tradicionales en la elaboración del clásico gazpacho andaluz), ya que está llena de vitaminas, es muy refrescante y como otras sopas frías nos ayuda a hidratarnos, algo fundamental en los meses de verano.

Ingredientes

  • 700 g de tomate maduro
  • 300 g de sandía
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Un ramillete de hierbabuena
  • Sal al gusto
  • Opcional un chorrito de vinagre

Elaboración

     

    Para elaborar nuestra crema fría de tomate y sandía, tenemos que triturar los tomates y la sandía con ayuda de una batidora de vaso o un robot de cocina. Como después de obtener la crema la pasaremos por un colador fino para que quede con una textura perfecta, no será necesario pelar los tomates ni retirar las pepitas. 

     

    A continuación, elaboraremos un aceite de menta triturando hojas de hierbabuena con aceite de oliva virgen extra. Una cucharada de este aceite en cada cuenco dará el toque original de sabor y fresquicidad a nuestro plato, ideal para esta época del año.

     

    Degustación

     

    La crema fría de tomate y sandía con aceite de menta se puede tomar como entrante, o incluso puede servir como bebida para acompañar otras recetas que tengamos como plato principal. Si se quiere, se pueden añadir trocitos de tomate, sandía o pepino, cortados en daditos como en los gazpachos tradicionales. 

     

     

Picar los tomates
Picar los tomates

Picar los tomates en trozos de tamaño mediano para que la batidora pueda triturarlos sin dificultad. Cortando cada tomate en 6 u 8 trozos es lo ideal. No hace falta retirar las pepitas ni la piel, porque después se quedarán en el colador. 

Cortar la sandía en dados
Cortar la sandía en dados

Abrir la sandía y cortarla en cuartos. Con uno de ellos podemos obtener los dados suficientes para hacer esta receta. Si la sandía tiene pepitas negras, es mejor retirarlas para que no se trituren en la batidora por si aportan un sabor amargo. Si son blancas, no hace falta quitarlas. 

Triturar en la batidora de vaso
Triturar en la batidora de vaso

Con ayuda de un robot de cocina o una batidora de vaso, trituramos los tomates y la sandía, con 75 ml de aceite de oliva virgen extra. Dejamos que la batidora triture los ingredientes durante unos cinco minutos para obtener una textura fina y cremosa.

Colar con un colador fino
Colar con un colador fino

Para retirar cualquier resto de pieles y pepitas y que nuestra crema fría de tomate y sandía sea muy agradable al beber, pasamos la crema una vez triturada por el colador. Con ayuda de un cacillo y dando movimientos circulares, se cuela en un momento y queda perfecta.

Hacer el aceite de menta
Hacer el aceite de menta

Con la batidora, trituramos las hojas de hierbabuena con 25 ml de aceite de oliva virgen extra. Tras unos minutos, obtendremos un aceite de color muy verde, que podremos guardar en la nevera para otros usos durante una semana o diez días. Para la crema, solo necesitaremos una cucharada por cada cuenco. 

Crema fría de tomate, sandía y aceite de menta

También te puede interesar