garlick

Café: ¿en grano, molido, monodosis o soluble?

Café: ¿en grano, molido, monodosis o soluble?
Café: ¿en grano, molido, monodosis o soluble?

A la hora de comprar café, las opciones son muchas. ¿Qué tipo de café nos interesa más? Veamos las ventajas de cada tipo.


La variedad a la hora de comprar café nos puede hacer preguntarnos por qué producto decantarnos. Todos sabemos si queremos un café con cafeína o descafeinado. Pero hoy vamos a centrarnos en otra decisión: ¿lo queremos soluble, molido o en grano?


El café en grano


No vamos a descubrir ahora las ventajas de elaborar la comida partiendo de productos orgánicos. Es la forma más natural y auténtica de hacer café, especialmente si lo molemos justo antes de prepararlo.


Comprar el café en grano supone convertir el café de la mañana en todo un ritual. El aroma del café impregnará tu cocina, y su sabor será más fresco e intenso.


Eso sí, tendremos que dedicar un par de minutos a moler nosotros mismos el café. No supone un gran esfuerzo, y se verá recompensado, pero hay que tenerlo en cuenta si eres de los que suele ir corriendo por las mañanas.


El café soluble


La gran ventaja del café soluble es su inmediatez. Sólo tenemos que añadir agua o leche, y con unos segundos removiendo con la cucharilla ya está listo.

No es la única. Con el café soluble, usamos siempre la cantidad justa. Nunca nos quedará un poco de café sin usar en el filtro o en la cafetera, y aprovecharemos al 100% el café.


Incluso si eres de los que prefiere el café molido o en grano, nunca está de más tener algo de café soluble en casa, por si un día tenemos prisa.


El café molido


La opción intermedia, y la más popular entre los aficionados al café. Más rápido que molerlo tú mismo, pero con un sabor más fresco. La gran variedad de mezclas de cafés molidos del mercado hace que podamos encontrar el que más se acerque a nuestro gusto.

Otra gran ventaja es que suele resultar bastante económico comparado con el café en grano.


El café en cápsulas


Dosis individuales e inmediatas. Su mayor atractivo, no obstante, es otro: la gran variedad de sabores que te ofrece. No necesitas tener varios tarros de café abiertos, e incluso en una reunión cada uno puede optar por su cápsula preferida.

¿Descafeinado?


No importa qué tipo de café prefieras, siempre podrás comprarlo descafeinado. El proceso para quitar la cafeína del grano se realiza antes de tostarlo, cuando el grano es aún de color verde. Por tanto, cualquier proceso posterior puede hacerse con o sin la cafeína.


En la Comunidad Europea, un café descafeinado ha perdido al menos el 99% de su cafeína original. Ésto se suele traducir en un sabor más intenso. Sin embargo, la mayoría de las propiedades beneficiosas del café se conservan.

¿Cuál es vuestro ritual para tomar el café por la mañana? ¿Cómo lo tomáis?

Habla ahora…