garlick

Guía para hacer un buen caldo

Guía para hacer un buen caldo
Guía para hacer un buen caldo

En nuestro Supermercado vas a encontrar una gran variedad de caldos ya preparados, pero, ¿te atreves a hacerlo tú?

Cuatro sencillos pasos
Guía para hacer un buen caldo

1 ¿Qué estamos haciendo cuando preparamos un caldo?
Cuando cocemos alimentos en agua abundante, lo que pretendemos es sacar los sabores y los nutrientes de alimentos sólidos y traspasarlos a un líquido. Para lograrlo debemos realizar una cocción por expansión: tenemos que partir siempre de agua fría, manejar una intensidad de calor baja y aplicar tiempos largos.

2. Ingredientes
Un buen caldo debe tener siempre una base vegetal sólida, que puede estar compuesta de cebolla, zanahoria, puerro, apio u otras verduras. A partir de ahí, en función de lo que busquemos, se añaden elementos animales, hierbas, especias y condimentos.

3. Cantidad de agua
Debes cubrir los elementos sólidos con un par de dedos de líquido por encima de ellos, echando un poco más si se queda seco durante la cocción.

4. ¿Cuánto tiempo?
20 minutos para los de pescado son más que suficientes, 1 hora para los de verduras y 4 horas para los de carne.

Trucos para que tu caldo sea perfecto
Guía para hacer un buen caldo

1. Asar los huesos de pollo, ternera o cerdo -o utilizar restos de asados- es una manera sencilla de obtener caldos intensos y con color. Sin embargo, la carne cruda es más rica en colágeno y hace que el líquido cobre algo de cuerpo. Lo ideal: una mezcla de ambas.


2. Los vinos son perfectos para aromatizar caldos. Hay que mojar las verduras o las carnes con ellos, dejar que pierdan el alcohol al fuego, y después añadir el agua. Vinos blancos en los caldos claros y vinos tintos en los caldos oscuros. Los brandys van especialmente bien con los caldos de marisco, pero también con los de carne.

3. Si vas a rehogar o dorar los ingredientes del caldo no solo puedes usar aceite de oliva. La mantequilla funciona muy bien y los tonos neutros del girasol pueden hacer brillar más el sabor de la carne.

4. Las hierbas y especias clásicas de los caldos son el perejil, el tomillo, el romero y la pimienta en grano. Pero también puedes ser creativo y usar orégano, piel de limón, clavo, hinojo o setas secas. Siempre en cantidades pequeñas para que no dominen demasiado.