garlick
Inicia sesiónRegístrate Ayuda

Leche fresca, el sabor de siempre

Leche fresca, el sabor de siempre
Leche fresca, el sabor de siempre

Tienen tantas opciones que los bebedores de leche recurren a la más idónea para sus preferencias. Y en la leche fresca lo que manda es el sabor.

Conoce las claves para sumarte al gusto por la leche fresca, la experiencia del sabor original.


Proceso
Leche fresca, el sabor de siempre

La leche fresca es sometida a un proceso térmico suave de pasteurización en el que es tratada térmicamente a una temperatura entre 72 y 90 grados centígrados durante 15 segundos. Esta técnica nos acerca a esa experiencia de disfrutar de la leche recién ordeñada de la vaca, porque permite ofrecer una leche con una calidad extraordinaria que preserva, además, prácticamente intactas las propiedades nutricionales y organolépticas de la leche de origen.

Como son productos locales, se garantiza su frescura y beneficia la sostenibilidad de la economía de las diferentes regiones en las que se produce.

Caducidad
Leche fresca, el sabor de siempre

La tecnología ha ido avanzando y ahora tenemos tratamientos térmicos que nos permiten conservar la leche fresca entre 21 y 25 días.

Sabías que…
Gracias al poco tiempo que transcurre entre la fecha de ordeño y la de consumo, mantiene inalteradas las cualidades de la leche recién ordeñada: color, olor, sabor y propiedades nutritivas.

Propiedades
Leche fresca, el sabor de siempre

Es una rica fuente de vitaminas, entre ellas se pueden destacar las del grupo B, la vitamina C y la vitamina A. También posee muchos minerales, aportando al organismo grandes cantidades de calcio, proteínas y hierro.

Sabías que…
Una vez abierto el envase, conservándola refrigerada, la calidad de la leche se mantiene intacta durante 3 días.

Sabor
Leche fresca, el sabor de siempre

Sin duda, el componente esencial. Aunque el sabor es una cuestión muy subjetiva que depende de los gustos de cada persona, lo cierto es que el sabor de la leche fresca se aproxima más al de la leche cruda, ya que la temperatura elevada del proceso de esterilización de la leche normal provoca ciertos cambios y afecta al sabor.

Sabías que...
No contiene conservantes ni estabilizantes. Es necesaria su conservación en frío (4º a 6 ºC)