garlick

¿Por qué consumir pollo de corral?

¿Por qué consumir pollo de corral?
¿Por qué consumir pollo de corral?

La carne de pollo es un básico de nuestra cesta de la compra. Si quieres comprarla de calidad, te sugerimos apostar por lo seguro, y llevarte a casa auténtica carne de pollo de corral.


Un animal que ha tenido una buena vida ofrece luego unas mejores condiciones para su uso gastronómico. Ejemplos hay muchos, pero hoy vamos a hablaros del pollo de corral.


Si ya de por sí la carne de pollo es una de las más sanas del mercado, en el caso del pollo de corral su forma de vida, más natural, permite que su carne resulte mucho más saludable y libre de aditivos.


Y es que si la carne de pollo es baja en grasa, aún más la de las aves de corral, que cuentan con una vida más larga y activa. Estos pollos viven en semi-libertad dentro del corral, y son alimentados con maíz, cebada o alfalfa. Su vida media es aproximadamente el triple que la del pollo de granja industrial, lo que permite que su carne sea más consistente. Esto no provoca solamente beneficios para nuestro organismo, sino también para nuestro paladar, ya que el sabor será la principal ventaja que notemos si optamos las aves de corral.


Una vida más larga, ética y sana para el animal provoca que su carne sea más sabrosa. Por ello, tanto si lo compramos entero para hacerlo al horno como si optamos por filetes o pechugas el pollo de corral resultará el ingrediente principal de una comida sana, nutritiva y deliciosa.


Y es que el pollo es una gran fuente de proteínas para nuestro organismo, por no mencionar que su digestión es muy sencilla. Un filete de pollo a la plancha acompañado de arroz es una comida ideal cuando nos estamos recuperando de un problema de estómago.


Para su conservación, recuerda que no debe pasar más de un par de días en el frigorífico sin cocinarse. Si vas a usarlo más tarde, congélalo (no más de 6 meses). Otra opción es cocinarlo antes de guardarlo en el frigorífico. De este modo podemos mantenerlo refrigerado unos 4 días antes de su consumo.


Otro consejo de conservación es sacarlo de la bandeja y guardarlo en el frigorífico en papel de aluminio. De este modo conservará mejor su sabor y propiedades.


Por último, ponle imaginación. La carne de pollo es la más versátil que podemos tener en nuestra cocina. Permite todo tipo de acompañamientos, y es sencilla de cocinar, por lo que os animamos a probar nuevas recetas con él. Descubrirás que es una carne que se consume en todo el mundo, y desde nuestra cocina más tradicional a las gastronomías más exóticas, pasando por la nueva cocina de diseño, han optado por el pollo como estrella de sus platos.