garlick

Ternasco de Aragón, sublime

Ternasco de Aragón, sublime
Ternasco de Aragón, sublime

El ternasco de Aragón es un cordero de 90 días, que se alimenta únicamente de leche materna y cereales naturales. Solo las ovejas de las razas autóctonas aragonesas ojinegra de Teruel, roya bilbilitana y rasa aragonesa tienen la IGP ternasco de Aragón.

Prueba la incomparable delicadeza y sabor de las CHULETILLAS de TERNASCO de ARAGÓN que podrás encontrar en tu supermercado.

Los mejores cortes del ternasco de Aragón
Ternasco de Aragón, sublime

La pierna –extremidades traseras– del ternasco de Aragón se muestra en todo su esplendor asada al horno con unas patatas panaderas.

Las chuletillas, que incluyen el hueso de la costilla con su carne, es posiblemente el corte más tradicional y popular del ternasco. Su carne es especialmente tierna y su sabor, delicioso. Aunque las puedes empanar, rebozar o estofar, lo más habitual es prepararlas a la brasa o a la plancha.

Las paletillas del ternasco de Aragón son sus patas delanteras, todo un manjar de sabor delicado, que puede ser cocinado de múltiples formas, aunque suele presentarse asada al modo tradicional.

Un corte innovador es el Tournedó, que es un medallón de filete de pierna deshuesado que va albardado con su crepineta. Pesa unos 180 gramos y es muy apropiado para cocinar a la plancha o al horno.

¡Vaya pieza!
Ternasco de Aragón, sublime

El tournedó es una pieza para los amantes de la buena carne. Este medallón de 2-3 centímetros de grosor es ideal para cocinarlo a la brasa o a la plancha y comerlo ‘al punto’, dejando la parte central o corazón jugoso y poco hecho. Puedes prepararlo de múltiples formas y en recetas tan deliciosas como la que te presentamos aquí o, por ejemplo, con una guarnición de espárragos trigueros con salsa holandesa, con una rodajita de foie o con chutney de melocotón de Calanda.

Nuestra sugerencia