garlick

Trucos

Trucos para diferentes tipos de tomate

Trucos para diferentes tipos de tomate

Truco

El tomate es un imprescindible de la gastronomía española. Lo usamos tanto como ingrediente principal, o único, de nuestras recetas como para darle jugosidad o sabor a nuestros platos. Las variedades se cuentan por centenas, y es que encontramos múltiples variedades que se diferencian no sólo por su aspecto, sino también por su piel, pulpa, sabor y color.

Algunos de los tomates más conocido en es cherry. Los encontramos de distintos colores como el amarillo, muy dulce, y otras variedades como el pera también dulzón, aunque menos, y con un sabor más potente que el más clásico cherry. Su uso puede ser decorativo, gracias a sus potentes colores, como, por ejemplo, un pequeño snack saludable. Si buscamos realmente dar un sabor a tomate a nuestras ensaladas, será mejor optar por un tomate raf cuyo sabor dulce, con pocas semillas y carne jugosa lo hacen perfecta para ser protagonista. Una ensalada original es esta que te proponemos de milhojas. Otra opción para ser protagonista de ensaladas es la rosa de Barbastro, con una piel más compacta.
Pero ¿y si no es para ensalada? ¿Y si lo que quiero hacer es un gazpacho o un salmorejo? Entonces será mejor ir a por unos tipo pera o en rama. Este último también es perfecto para, por ejemplo, prepararte una tostada y untar el tomate gracias a su pulpa.
Si tu duda es sobre los tomates ya preparados, también tenemos respuesta. El tomate pelado, entero o troceado, es perfecto para platos como la pipirrana: una ensalada de pimiento, cebolla, pepino y tomate. En cuanto al tomate triturado natural es perfecto para incorporarlo a salsas de elaboración clásica como esta propuesta de pasta fresca: unos tagliatelli a la putanesca. Sino puedes usarlo en recetas como la sopa de tomate e incluso añadir un poco al gazpacho para aportarle más sabor si los tomates naturales no están suficientemente maduros. Otra versión son los tomate enteros, ideales para no perder tiempo en quitarle la piel e incorporarlo directamente como base un, de modo que queden trocitos con textura al finalizar la cocción del plato. El tomate frito es el perfecto para cualquier tipo de salsa o para hacer un pisto con mucho sabor. Para que el pisto te quede aún más rico, prepara antes un sofrito con cebolla, pimiento verde y ajo bien picados, rehógalos unos minutos, añade una pastilla de caldo de verduras desmenuzada y un chorrito de vino blanco. Reduce e incorpora tomate frito a tu gusto.
¡Está buenísimo!

Habla ahora…